Psicología Infantil Zumaia

NO PEGAR

En general, no hay que pegar a nadie, y menos a los niños. Si no pegarías a un adulto, ¿Por qué pegar a un niño? No tiene ningún sentido. Es algo que no se puede justificar, ni siquiera un simple cachete en el culo o en la mano.

¿Por qué? Para empezar: ¿cuál es el significado de pegar? Cuando se pega a alguien, ¿que se le quiere hacer? La respuesta es DAÑO. Y, ¿quién quiere dañar a un niño?

Cuando pegamos a un niño, le estamos enseñando que pegar es una opción, ya que los adultos son su referencia de comportamiento, y esto quiere decir que el niño, pegará a los demás cuando crea que el comportamiento de estos no es adecuado. ¿Cómo podemos pedir a un niño que no pegue a los demás cuando es lo que le hemos enseñado?

Cuando pegamos a los niños, pierden la oportunidad de resolver los conflictos de forma adecuada y pacífica. Si nosotros recurrimos a la violencia, ellos lo harán. Los niños aprenden a usar la violencia como una forma de expresarse, y no aprenden a expresar su ira y sentimientos negativos de forma adecuada, es decir, hablándolo.

Piensa en esto: si alguien te pega, ahora, ¿tú le apreciarías?, ¿apreciarías a alguien que te ha lastimado? El ser humano, por naturaleza, no ama a quien le lastima. Por lo tanto cuando los padres pegan a sus hijos, el vínculo entre ellos, se está dañando.

En realidad, la intención de alguien que pega a un niño, no es hacerle daño, más bien es llamar su atención. Por lo tanto, ¿no creéis que hay otras formas de llamar la atención a alguien que no está haciendo las cosas correctamente?

Es un proceso complicado el de educar a un niño, pero hay que hacerlo bien. Es una inversión para el futuro. Si lo hacemos bien desde el principio, nunca sentiremos la necesidad de usar el castigo físico, ni siquiera el castigo, ya que existen muchas técnicas de las que iremos hablando.